Frases del libro Leer, Viajar, Estar Vivo de Pepa Calero

Pepa Calero un día decide decirle a su familia que se ira de viaje a Europa. Así, sin más… Planea su viaje en solitario por las ciudades de los personajes literarios de sus sueños. Es una mujer soñadora, lectora en sus ratos libres y sobre todo Pepa Calero es una mujer real y su viaje a Europa también lo es.

En este libro cuenta la experiencia de viajar y de explorar por ella misma y sin ataduras el Continente Europeo con sus catedrales y, como no, sus cafés.

Me gusto este libro porque no pude evitar sentirme un poco identificada. Me entretuve mucho leyéndolo porque es una apasionada de la lectura y sus ganas de visitar esos parajes literarios la llevaron, en muchas ocasiones, a desviarse de las típicas guías turísticas.

No haré una reseña de este libro sino que me limitaré a reescribir algunas de sus frases.

  • El diccionario de la guerra lo han hecho los diplomáticos, los militares y los gobernantes. Deberían corregirlo los que regresan de las trincheras, las viudas, los huérfanos, los médicos y los poetas.
  • Paz; una palabra bella, inabarcable y tan buscada como la luz del sol.
  • El miedo me acompañó. Fue un compañero prudente, incómodo al que apenas prestaba atención.
  • Sorprende contemplar desde el cielo un paisaje esmeralda con bicicletas y grandes avenidas. Un abanico colorista y vital en una ciudad que yo creía gris y oscura. La autora sobre Berlín
  • Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles. Bertolt Brecht
  • El fin de un viaje es sólo el inicio de otro. Hay que ver lo que no se ha visto, ver otra vez lo que ya se vio, ver en primavera lo que se había visto en verano, ver de día lo que se vio de noche, con el sol lo que antes se vio bajo la lluvia, ver la siembra verdeante, el fruto maduro, la piedra que ha cambiado de lugar, la sombra que aquí no estaba. Hay que volver a los pasos ya dados, para repetirlos y para trazar caminos nuevos a su lado. Hay que comenzar de nuevo el viaje. Siempre. El viajero vuelve al camino. Viaje a Portugal. Saramago
  • Detener el tiempo en un café con un cuaderno y un bolígrafo. Nada más, nada menos.
  • Lo que me maravilla de los libros que me gustan es que me abren puertas, que me muestran rincones que yo no conocía de mí o que tenía miedo de explorar. Y es muy bueno ser capaz de abrir las propias puertas. António Lobo Antunes
  • La verdad está en vivir intensamente, lo pequeño pequeño, como un niño vive su castillo de arena de verdad. – Celia Viñas
  • Mi pequeño refugio, mi gozo intelectual, emocional: los libros.
  • Me hicieron libre. Mi pasión por la literatura me llevó a ordenar lo desordenado, comprender la vida, inteligible, indescifrable, imprevisible. Entender el mundo y llegar a amarlo. Todo un reto del que nunca salgo indemne.
  • ¡Cuántas veces la lectura de un libro no ha sido la encrucijada que ha cambiado de curso la vida de una persona! Henry David Thoreau
  • Era libre, aunque esa libertad conllevara esfuerzo; estar en constante alerta, organizar y desorganizar sobre la marcha, equivocarme. Todo un riesgo que merecía la pena.
  • La cultura europea con su carácter reflexivo, pausado, es inconcebible sin los cafés.
  • O viajaba conmigo misma o me quedaba en casa tejiendo y destejiendo el anhelo de explorar.

𝒢𝓇𝒶𝒸𝒾𝒶𝓈 𝓅𝑜𝓇 𝓁𝑒𝑒𝓇

Apoya este blog compartiendo en Redes Sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad