Creando una despensa Zero Waste: Reutilizar botes de cristal

Una idea para reciclar botes de cristal usando los que tiramos a la basura. Paso a paso y con paciencia vamos equipando nuestra despensa zero waste.

Voy a ir dando una serie de pasos a seguir para que nos sea más fácil conseguir una despensa eficiente con el tiempo.

Despensas Zero Waste

Que bonitas son esas despensas llenas de botes de cristal de todos los tamaños y tipos, grandes, estrechos, minis,. Pero vamos a ser sinceros los botes de cristal cuestan dinero y no todo el mundo puede permitirse adquirirlos todos.

Hoy os quiero dar una serie de pasos que suelo seguir para no gastar demasiado dinero en botes de cristal. Los reciclo y le doy mi toque personal.

Recuerda que este es un proceso que requiere tiempo y por lo tanto debemos tener paciencia si quieres disfrutar del camino.

  • PASO 1: Apunta qué tamaños necesitas

Hecha un vistazo a tu despensa y selecciona todos aquellos productos que quieras traspasar a botes de cristal. Apunta en una libreta todos los productos que quieras poner en esos envases.

Muy importante es que apuntes los kilos de cada producto, ya que es lo que nos ayudará a saber el tamaño que necesitamos de cada tarro.

Photo by Dids on Pexels.com

Resumen: toma una libreta, apunta los tamaños y el número de los botes que necesitas.

  • PASO 2: Guarda los botes

Cuando sepas el número y los tamaños de los botes a utilizar ya puedes empezar a guardarlos en un lugar donde no molesten.

Procura ir tachando de la libreta los que ya tienes. Yo los suelo guardar en una caja de cartón bajo el fregadero y al lado la lista correspondiente, así tengo un poco más claro los tarros que me faltan.

Muy importante: procura no guardar por guardar. Más organización menos estrés.

  • PASO 3: Experimenta

Si hay algunos botes que te cuesta encontrar ve a un súper y compra un producto nuevo que nunca hayas probado, luego mira en internet recetas que lleven ese alimento. De esta manera podrás experimentar en la cocina con nuevos sabores y además cuando lo termines tendrás el  bote de cristal.

Por ejemplo estos botecitos que traen algunos yogures y que están riquísimos. 

También puedes comprar algo que usas normalmente en una cantidad más grande. Es otra opción. Sale mucho más económico comprar un producto para uso doméstico y luego reutilizar el envase que comprarlo directamente. Es otra idea que puedes probar.

En mi cocina tengo botes muy pequeños que compro con el pesto y los reutilizo para las especias. Al ser envases muy pequeños me vienen genial para tener los cajones organizados y ver mejor el contenido, además luego te servirán de ayuda para comprar las especias a granel.

Photo by NEOSiAM 2020 on Pexels.com
  • PASO 4: Manos a la obra

Vale, muy bien, ya tenemos todos los botes.

Ahora con la ayuda de agua caliente vamos a quitarles las etiquetas, solo los sumergimos en agua caliente (vale del grifo) lo dejamos un buen rato y después rascamos con un tenedor o cuchillo la etiqueta. Los restos que puedan quedar lo podemos quitar con un poco de alcohol o incluso aceite.

Este paso te lo puedes saltar, pero los botes quedan mucho mejor limpios. De ahí que os recomiende guardar todos los botes para luego lavarlos todos a la vez y ahorrar tiempo.

  • PASO 5: Compra lo que necesites

Ahora ya puedes apuntar esos botes que te ha sido muy complicado conseguir, compra los tamaños que te faltan y ya tendrás tu despensa casi completa.

Photo by Pixabay

Te recomiendo que compres en bazares que suelen ser más económicos o incluso puedes preguntarle a alguien que tenga un bar por ejemplo. Ellos usan cantidades más grande y normalmente tiran esos envases.

  • PASO 6: Haz tus propia etiquetas

Una vez tenemos los tarros limpios vamos a etiquetarlos. Aquí hay muchas formas de hacerlo: directamente al bote, con un trozo de papel y celo transparente, descargarte plantillas de etiquetas, comprarla en los chinos o hacerlas tú mismo con el diseño que quieras.

Yo me decanto por la última opción. Los diseños los hago en Word, los imprimo y con un celo transparente doble, los pego y ¡quedan perfectos!

Este paso aunque parezca una tontería sirve para que la despensa se vea más bonita y organizada.

  • PASO 7: Organiza

Ahora que ya tienes los botes listos para su uso vamos a la parte más divertida, organizar la despensa.

Recuerda que nuestra despensa tiene que ser sobre todo cómoda. Elige el sitio ideal para cada cosa, dando prioridad a aquellos productos que utilices día a día. Con el tiempo te irás dando cuenta de ello.

Photo by Taryn Elliott

Intenta aprovechar bien el espacio y colócalos de tal manera que sea fácil de acceder a ellos.

  • PASO 8: Prueba: Busca ideas

El último paso es que pruebes cómo te sientes ahora con la despensa de esa forma, si ves que te sientes más cómoda.

Felicidades, lo has conseguido. Ya tienes tu despensa zero waste. De lo contrario, sigue probando, busca nuevas formas de organización. Apunta aquellos productos en los que necesitas un espacio más grande, etc.

Busca nuevas ideas en redes sociales de cómo puedes organizar de forma más eficiente. Te recomiendo que busques en Pinterest ideas y formas de organización, estoy segura de que encontrarás lo que buscas.

Recuerda: ten paciencia y disfruta del proceso.

Eso es todo por hoy, espero que te haya servido de algo este post, no olvides que usar la creatividad es la mejor forma de implicarse al máximo en este tipo de cambios.

Puedes seguirme en Redes Sociales o enviarme un mensaje a: larepublicasimple@gmail.com ¡Estaré encantada de conocerte!

Un abrazo enorme y feliz semana.

𝒢𝓇𝒶𝒸𝒾𝒶𝓈 𝓅𝑜𝓇 𝓁𝑒𝑒𝓇

Apoya este blog compartiendo en Redes Sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad