La importancia de analizar nuestras metas

Normalmente las listas que hacemos con nuestros propósitos de año nuevo se quedan en eso, en simples listas que no volvemos a mirar.

Un montón de cosas que queríamos hacer pero que sabíamos que no íbamos  a cumplir. A todos nos ha pasado y nos seguirá pasando mientras no aclaremos nuestra mente y nos enfoquemos en lo que realmente nos aporta valor.

Tener metas para el nuevo año es muy bonito, pero cumplirlas es aún mejor y mucho más gratificante y reconfortante. Entonces, ¿por qué no tomar el hábito de analizar nuestras metas  al finalizar el año?

Si en diciembre de 2019  me he propuesto empezar a leer más, ¿cómo voy a saber que lo he cumplido? Es necesario hacer balance del año. Así como todas las empresas hacen sus cuentas al final del año, nosotros debemos evaluar nuestra vida y cuando digo vida me refiero a cualquier ámbito de la misma: personal, profesional y espiritual (Por ejemplo)

De eso trata este post, de olvidarnos por un rato de qué quiero hacer este 2021 para empezar por, ¿qué he hecho este 2020? Y de esta manera mejorar en gran medida lo que espero conseguir el próximo año.

Aunque no deberíamos enfocarnos en el pasado es necesario (muy necesario) aprender de él.

–>Al final del post tenéis una plantilla descargable que podéis usar para escribir vuestros logros y aprendizajes de este año.

Que he aprendido este 2020

Todos los días aprendemos cosas nuevas. Tomemos nota de lo aprendido y seamos conscientes de esas habilidades adquiridas.

La pregunta: ¿Qué he aprendido este año? Es una forma de ver que ningún año es un completo desperdicio. Siempre aprendemos algo, aunque en este momento no lo veas tan claro.

Photo by Chevanon Photography

Quizás no has logrado cumplir ninguna meta de las propuestas el año anterior, sin embargo, has aprendido lo suficiente como para saber corregir a tiempo tus objetivos.

Muchas veces hacemos planes y más adelante nos damos cuenta de que no somos la misma persona que ha hecho esos planes.

Me acuerdo que cuando acabé mis estudios mi mayor deseo era trabajar para una empresa relacionada con mis conocimientos. Hoy, mi mayor deseo no tiene nada que ver con eso. Es curioso que una  persona pueda cambiar tanto en tan poco tiempo. Ese cambio de opinión tiene un nombre: Enfoque.

Este año he aprendido que no necesito trabajar de lo que he estudiado para ser feliz y sentirme realizada. De hecho sentirme realiza profesionalmente no tiene nada que ver con mi trabajo. Mi realización personal y profesional depende de mí, de mis conocimientos y sobre todo, de mis ganas de seguir aprendiendo.

Propósitos alcanzados

La mejor parte es cuando escribimos todos esos objetivos que sí hemos cumplido, aunque no estuvieran en nuestra lista inicial.

Es importante felicitarnos por esas metas que hemos conseguido, aunque sean muy pequeñas y parezcan insignificantes.

Una de mis metas cumplidas este año ha sido leer un libro de inversión, entero. ¿Leer un libro una meta? Pues sí, para mí era importante invertir en esa parte de mi educación financiera que tenía tan olvidada. Lo he conseguido y no solo he aprendido muchísimo sino que lo he puesto en práctica.

Tú también tienes muchas metas que has cumplido pero, las ves tan poca cosa que no te atreves a enorgullecerte de ellas. Como dice la frase:

“Hay que aplaudirse a uno mismo, porque hay sacrificios que muchos no entienden”.

Objetivos que han surgido

Yo creo que 2020 ha sido un buen año para aprender a no planificar tanto la vida.

De repente tienes una lista de objetivos con sus tareas específicas, herramientas, métodos definidos., Y viene una pandemia y te desbarajusta todos los planes.

Photo by Startup Stock Photos

Durante este año he aprendido a ponerme objetivos sobre la marcha. La situación lo requería y mi salud mental necesitaba enfocarse en algo. En medio de tanta preocupación y tanto dolor nuestra mente no para de trabajar para sacarnos de donde estamos.

Uno de las consecuencias más peculiares de las crisis es su capacidad para generar movimiento. 

Resumen anual y cosas a mejorar

Hacer nuestro propio resumen anual. Un resumen sincero y realista que nos permita sacar conclusiones y aprender de ellas.

Observa tu lista y trata de analizar todo aquello que ha funcionado y lo que no. Deja por escrito los puntos a mejorar y las tareas a llevar a cabo para cumplirlas.

Algunas áreas de tu vida que deberías analizar:

  1. Salud/bienestar
  2. Relaciones personales: pareja, hijos, familia…
  3. Trabajo
  4. Finanzas
  5. Desarrollo personal
  6. Diversión y ocio

Propósitos de año nuevo

Una vez hecho esto y sabiendo de dónde partidos, se encuentra la tarea que más no gusta a todos. Propósitos del nuevo año.

No me gusta la frase “Año nuevo, vida nueva” aparte de que no es realista, no toma en cuenta la premisa de que debemos acarrear con ciertos hábitos y decisiones del año anterior.

Photo by Alina Vilchenko

Este año 2020 debe ser un trampolín que nos saque de donde estamos para hacernos mejores. Más sabios y más enfocado en lo verdaderamente importante.

Intenta que tus propósitos sean:

  • Realistas
  • Medibles
  • Te aporten valor
  • Y que haya alguna manera de responder la pregunta: ¿He conseguido mi objetivo? Para ello, puedes ayudarte de un registro de hábitos o habit tracker, que puedes hacer en una hoja de una libreta o descargar alguna plantilla de internet, de esta forma, podrás ver de un solo vistazo, si vas consiguiendo tus objetivos.

Llevar un habit tracker no solo sirve para recordar cosas o para motivar: también da muchas pistas sobre nuestras costumbres.

Esta es mi opinión personal. Como siempre digo: Escucha a los demás, no obstante, no permitas que nadie decida por ti. Toma tus propias decisiones.

Muchísimas gracias por leer mis ocurrencias. ¡Un abrazo bien grande!

Apoya este blog compartiendo en Redes Sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest

2 comentarios en «La importancia de analizar nuestras metas»

    • Hola Nani.
      Desde hace tiempo hago como tú, me ayudo de listas porque así puedo ver como ha ido el año. Antes era más desastre y simplemente me ponía metas y no sabia si las cumplia o no.

      Un abrazo grande!!

      Responder

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: