Carta a mi Abuela

Querida Abuela,

Eres una mujer maravillosa que entró a mi vida desde el mismo instante en que vine al mundo. He podido compartir contigo momentos alegres, de angustia y también momentos tristes. Nos has enseñado a ser fuertes y a afrontar la vida con determinación.

He visto como hablabas con Mami; la cuidabas y la aconsejabas como si fuera tu propia hija, mirabas con admiración a cada uno de tus hijos y me daba cuenta del confidente que tenias en mi Padre. En fin, he sido testigo del gran amor que compartías entre tus hijos.

Abuela, has sido una mujer tan fuerte. Creo que el 2020 no ha sido nada comparado con todo lo que has vivido. Has visto crecer un país desde sus cenizas, te has quedado viuda muy joven, has perdido un bebé, la dictadura, los desastres naturales más grandes. A pesar de todo has conseguido rehacer tu vida y seguir adelante. Te admiro tanto.

Te vamos a extrañar mucho. Pero no podemos ser egoístas y pensar solo en nosotros. Entendemos que estabas cansada, que deseabas reunirte con el Abuelo y con todas aquellas personas que has dejado por el camino. Queríamos tenerte para siempre con nosotros Mamá, en algún momento hasta pensamos que vivirías para siempre. Que siempre tendríamos esa mano amiga que nos sanaría cuando caíamos enfermos o tus consejos que nos hacían sentir aliviados. Gracias Mama, por tanto amor.

Cuando naciste, tú llorabas y todos a tu alrededor sonreian; vive tu vida de manera que cuando mueras; tú sonrías y todos a tu alrededor lloren.

Anónimo

Sé que no te has ido del todo y que tu presencia siempre estará a nuestro lado para cuidados y guiarnos. Las personas con un legado como el tuyo nunca se van. Siempre queda algo: una sonrisa en la cara de tus bisnietos que nos recordará a ti, una voz familiar. Los enormes guiños de amor que has dejado entre nosotros.

Me acuerdo un día, cuando era pequeña, que te pregunte: ¿Abuela qué voy hacer cuando te mueras? No recuerdo tu respuesta. Supongo que seguir adelante. Tomar todos tus consejos como una biblia y ser fuerte. Se que nos vienen tiempo difíciles pero tú eres el mejor ejemplo de que se puede seguir adelante a pesar de lo dura que pueda ser la vida.

Te escribo esta carta, como agradecimiento y consuelo para calmar mi tristeza. Siempre estarás en mi vida. Antes estabas a miles de kilómetros de mí, ahora te siento más cerca, como antes, cuando me levantaba de cama de mis Padres en plena noche e iba a tu habitación a dormir contigo y con el abuelo.

Han pasado mucho años, más aún me acuerdo de cómo nos mimabas, lo feliz que te hacía vernos crecer a tu lado. Las ocurrencias de mis hermanos, las travesuras de mis primas y las comidas en familia con todos tus hijos te iluminaban el rostro. Esos momentos eran los más felices: Navidades bajo el Sol del Caribe, con tardes de playa y noches para contar historias. Espero que te hayamos aportado al menos la mitad de lo que tú nos has regalado.

Fueron años maravillosos, Abuela. Años en los que te teníamos a tí, al Abuelo, al Tío Pancho y a la Tita Evangelita. Jugábamos hasta el anochecer, nos bañamos bajo el aguacero de turno y la tita nos regañaba porque nos íbamos a poner malos. Eso sí, siempre había un achuchón de por medio, un dulce beso y las risas de todos a nuestro alrededor.

Años más tarde vendrían tres pequeños duendes a tu vida: Farah, Jaileen y, un poco después, la pequeña Abi. Tus bisnietas. Debe ser maravilloso disfrutar de los nietos de tus hijos. A veces me pregunto si alguno de nosotros seremos capaces de llegar hasta donde has llegado tú. Eres nuestra heroína.

Le agradecemos a Dios, a la vida, por haberte disfrutado tantos años.

Les hablaré a mis hijos de ti y del Abuelo, lo prometo. Les contaré cómo eran y sobre todo pondré en práctica algunas de sus enseñanzas.

Te prometemos ser fuertes. Seguir adelante con optimismo. Sobre todo no dejar que las circunstancias actuales y las que vendrán nos superen. Ahora nos toca a nosotros demostrar lo aprendido.

Hasta luego Abuela, Madre, Amiga. Hasta que la vida nos vuelva a juntar. Dale un beso al Abuelo y a los tíos. Los queremos mucho.

  • Millones de gracias: Por sus sonrisas, Por el amor que nos han dado, Por los valores que nos han inculcado, Por la inmensa generosidad y fortaleza.

Otra cosa Mamá. Que mañana es tu cumpleaños.

Feliz Cumpleaños Amor de mi vida

Apoya este blog compartiendo en Redes Sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad