Armario minimalista: los beneficios de tener poco
Minimalismo

Armario minimalista: los beneficios de tener poco

Te voy a contar los beneficios de tener poco, ya ves, hay ocasiones en que cuanto menos mejor. Los beneficios de tener un armario pequeño se van notando progresivamente según vas avanzando en la creación de un closet más eficiente y cómodo.

Armario minimalista

Lo primero que debes tener en cuenta al crear un armario minimalista es que este supone un cambio de mentalidad. Mantener limpio y organizar el armario no basta para conseguir un armario de este estilo. Es necesario implicarse al máximo en la tarea de desechar todo aquellos que no usamos, no queremos, no nos gusta. En definitiva, todas esas prendas que no nos aportan valor.

Se trata de un ejercicio de desapego que va progresivamente y sobre el que no podemos ir muy deprisa si no queremos estrellarnos. Un armario minimalista requiere tiempo, dedicación, y mucha paciencia.

Como siempre digo; no olvidéis que el armario es algo muy personal y que los post que publico son orientativos para que puedas tomar esos truquitos que te puedan resultar útiles y rechazar aquellas que no lo son.

No me enrollo más así que vamos allá.

  • 1. Armario más organizado

Este es uno de las primeras ventajas que me encontré al ir reduciendo la cantidad de ropa que tenía en mi armario. Ya no me daba esa sensación de que la ropa tenía vida propia y se cambiaba de sitio. Empecé a tener orden en mi armario.

Es mucho más fácil limpiar y tenerlo todo en su sitio y nuestra paz mental nos lo agradece. Y lo mejor de todo es que no tienes que estar ordenando cada dos por tres.

  • 2. Eres más consciente de todo lo que tienes

Si antes no tenía ni idea de que ropa habitaba en mi armario y a veces hasta me sorprendía al ver alguna prenda, muchas veces le llegue a preguntar a mi hermana si tal prenda era suya…. Ya ves, no sabía las cosas que tenía, era como si mi armario fuera de otra persona.

un armario más pequeño y organizado

Ahora al tener un armario más pequeño y organizado soy consciente de todas las prendas que tengo, las que no tengo, las que quiero y las que de verdad me hacen falta.  

Presto mucha atención a la ropa que sale de mi armario y también a la que entra y procuro que esa nueva prenda se adapte lo mejor posible a las demás, sobre todo que sea útil y me guste.

  • 3. Encuentras tu propio estilo

Con este me encontré mucho más adelante después de probar y probar. Paso a paso te vas dando cuenta de cuál es tu estilo y comienzas a basar tu armario en aquellas prendas que más te gustan y con las que te sientes más cómoda.

Con el tiempo acabas con un armario perfectamente adaptado a ti y a tus necesidades. A todo lo que realmente te gusta, va con tu estilo y tu forma de ser.

Lo más bonito del minimalismo es encontrar tu esencia, eso que te diferencia de los demás. Sólo por eso merece la pena intentarlo.

Así que no te canses de probar porque la única forma de encontrar el estilo que más se adapte a ti es con la experiencia. Tienes que convertir el armario en tu propio laboratorio de prueba.

  • 4. Todo te queda bien

En este punto ya comenzamos a sentirnos bien con todo lo que tenemos y eso conlleva muchísimas ventajas, como por ejemplo el ahorro de tiempo buscando qué prendas ponerte porque ya has experimentado tanto con tu ropa que sabes un poco lo que es para cada ocasión.

Y lo más importante es que te has quedado con esas prendas que de verdad te gustan, con las que te vas a poner….

Tienes un estilo propio, lo que hablábamos en el punto anterior.

Si aún no estás en este punto del proceso no pasa nada con el tiempo vas a ir adaptando tu armario y para eso hace falta tiempo. Ya llegará.

  • 5. Ahorras dinero

No fui consciente del ahorro que suponía tener un armario minimalista hasta que años después hice la prueba de un año sin comprar ropa. No fue precisamente -no comprar ropa- sino que me propuse comprar solo aquella ropa que necesitaba (lo estrictamente necesario).

Ese año aprendí a tener claro las cosas que necesito e incluso las cosas que quiero. Un aprendizaje que supuso un ahorro de dinero considerable.

Para ello procura apuntar aquello que te gustaría incluir en tu armario: la prenda, el color,…

No se trata de sufrir por no comprar ropa, o de vivir en un estado de carencia, es todo lo contrario. Es saber priorizar aquello que de verdad te guste, que te haga ilusión y que además vayas a darle uso.

En ese aspecto el ahorro de dinero al año es muchísimo, en mi caso tanto que podría pagarme un mini viaje a mayores.

Por eso te recomiendo que si estás en un proceso de transición a un armario más pequeños apuntes o guardes los tickets de la ropa que compres, para que veas realmente el ahorro que te supone. Verás una gran diferencia en comparación a años anteriores al cambio.

  • 6. Comodidad

En este punto vamos a hablar de comodidad y de como tener un armario minimalista me ha ayudado a hacerme la vida más fácil.

Comodidad en casa a la hora de limpiar y dejar de perder mi tiempo.

Otra cosa que incluyo en este punto y que para mí ha sido uno de los mayores cambios es la comodidad a la hora de viajar. Cuando voy de viaje preparar el equipaje es un momento.

También durante el viaje me siento más liberada, con menos carga y una vez en el destino me ahorra mucho tiempo porque llevo aquellas prendas que efectivamente voy a utilizar (La cantinela de siempre jajaja es mi himno).

  • 7. Más conciencia

Cuando reduces la cantidad de cosas que tienes en tu vida te das cuenta de que realmente usamos un porcentaje muy pequeño de todo lo que tenemos.

Te das cuenta del impacto que tiene en el planeta nuestra manera de consumir y que en muchos casos por no decir la mayoría es innecesario y exagerado.

Reducir la cantidad de cosas que tienes en tu vida

Sé ese cambio que quiere ver el mundo. Y ese cambio personal empieza por la empatía, la conciencia y el compromiso.

GANDHI

  • 8. Te sientes más libre, más feliz

Para muchas personas esto puede ser un poco cursi pero es que se nota muchísimo la ligereza con la que caminas por la vida. Pasas de estar rodeado de porquería a estar en un lugar más sano. Esto deja una sensación que es muy difícil de explicar.

Es como quitarte una carga de encima, menos lastre, sabes que si te tienes que mudar no será tanto estrés para ti como suele suceder en la mayoría de los casos.

No te apegues a las cosas materiales, están ahí para ayudar, no para encadenarte a ellas.

Somos lo que somos, no somos lo que tenemos.

Todo esto lo vas notando cada día, a cada paso que das, y lo mejor de todo es que empiezas a mirar el mundo desde el SER y no desde el tener. No somos el coche que tenemos, ni la ropa que llevamos.

Somos lo que somos, no somos lo que tenemos.

Más esencia y menos apariencia.

Aprendamos vivir de forma más consciente, en sintonía de lo que nos define como seres humanos. Olvidemos lo que se supone que debemos hacer o tener y empecemos a sacar nuestras propias conclusiones de lo que realmente necesitamos.

Todos somos diferentes por lo cual necesitamos soluciones diferentes.

Espero que os haya gustado y si alguno se siente identicad@ me gustaría saberlo, podéis dejarlo en los comentarios o incluso escribirme un email a larepublicasimple@gmail.com.

Muchas gracias por regalarme un ratito de vuestro tiempo. ¡Hasta la próxima y feliz semana!

𝒢𝓇𝒶𝒸𝒾𝒶𝓈 𝓅𝑜𝓇 𝓁𝑒𝑒𝓇

Apoya este blog compartiendo en Redes Sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad